• Luis Vidal

Volviendo al vallado y la brecha

Por el Hno. Luis Vidal




Ezequiel 22:23-31


Lo que vive Ezequiel, es algo muy similar a los se vive actualmente. Es sorprendente que ni antes de después, se haya levantado una voz para advertir lo que ocurriría, cada congregación estaba sumido en la adoración y alabanza, se piensa que todo nuestro mundo se reduce a un culto de alabanza. Nuestra sociedad es muy parecida al mundo antiguo , estamos sumergidos en la mundanalidad. Nosotros hemos suplido lo que correspondía a Dios, con nuestras profesiones, trabajos, etc. no se “ “tiene ” la necesidad De Dios, porque se cree que todo se obtiene por las capacidades propias. No se tiene conciencia de que viene o no como bendición De Dios


Jerusalén estaba convencida que todo estaba bien, desconocía que venía sobre ella la ira De Dios. Para ellos adorar a Jehova o Baal era lo mismo. Hoy en día ocurre lo mismo, en la actualidad no hay profetas que hablen en nombre De Dios. No hay ningún una voz que se levante, con palabra De Dios. En esos tiempos los profetas no decían la verdad, decían que Dios los estaba bendiciendo, que no vendría su ira, sino un enojo momentáneo.Expulsaban a los profetas que hablaban en nombre de Dios. La reforma explicó quien es Dios


Hoy en día todo gira en torno a las necesidades del hombre. Hoy en día no se quiere saber de dolor, de sufrimiento, solo de bienestar. Dios es más grande de lo que nuestra mente finita puede imaginar, pero la iglesia está perdida, cree que está bien solo porque él “ culto salió bonito”. Hacer un vallado, es hacer un muro de protección , cuando se ora, por otros , cuando se pide cobertura. En ese tiempo Dios buscó a alguien que hiciera esto, y no encontró a nadie


Hoy Dios busca : Adoradores en espíritu y en verdad. Hombres que hagan vallado alrededor de su pueblo. Nosotros debemos ser esa muralla, ser cooperadores De Dios, que oren por su pueblo, que clamen por misericordia.


Ezequiel tiene 25 años y se encuentra en Babilonia, en una tierra extranjera. A los 30 años recibe esta visión, algo que no estaba entre sus planes, Él recibe esto de parte De Dios y hace todo lo que Dios le pide. Para transmitir el mensaje De Dios, no se necesita lujos ni elocuencia, Porque el busca obediencia a su voz. Juan Bautista, es un ejemplo, vivía en el desierto, comiendo langostas, aún cuando podía estar viviendo en el templo, lleno de lujos, pero él rechazó todas las comodidades, para levantar una valla.


Dios está cansado de una adoración que no nace del corazón. En la iglesia hay que hacer una distinción entre comprometidos e involucrados. Los primeros dan su vida, los segundos solo colaboran. Estamos acostumbrados a pensar humanamente y no como Dios, actuamos a nuestro modo , pero no al modo De Dios.


Hoy en día los predicadores actuales tienen una postura teológica pero cuando se levanta un hombre que habla de parte Dios , no tiene una teología, sino que habla directamente lo que hay en el corazón De Dios, Actualmente hay una decadencia a nivel mundial De la Iglesia y Dios está buscando a hombres que levanten una muralla alrededor de su pueblo.

Que nuestras oraciones lleguen al corazón De Dios.

6 vistas

Entradas Recientes

Ver todo