top of page

El agua viva que sacia

Por el Pastor Carlos Cancino Campos

Nicky Cruz cambia el bate de baseball que usaba para dañar por la Biblia, se encontró con el Agua Viva


mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

Juan 4:14


En el encuentro de Jesús con la mujer samaritana en el pozo de Jacob, encontramos una poderosa lección de misericordia y compasión que resuena en nuestras vidas hoy. En medio de las diferencias culturales y religiosas, Jesús eligió romper barreras y mostrar el camino hacia el Agua Viva.


Jesús, al ofrecer el «agua viva», nos recuerda que, a menudo, buscamos satisfacer nuestras almas con cosas que no pueden llenarnos completamente. Relaciones, apariencias, redes sociales y logros pueden ser fugaces y efímeros. Solo el agua viva que Jesús ofrece puede satisfacer nuestra sed espiritual de manera duradera.


Además, la elección de Jesús de ir a Samaria, a pesar de las normas sociales de su tiempo, nos desafía a ir más allá de nuestra zona de confort y buscar a aquellos que necesitan el Evangelio. Debemos seguir su ejemplo, yendo donde está la necesidad y compartiendo el Agua Viva que hemos recibido.


El relato de la mujer samaritana también destaca la importancia de compartir lo que hemos recibido. Una vez que bebemos del agua viva de Jesús y experimentamos su transformación en nuestras vidas, debemos estar dispuestos a compartir esta bendición con otros. ¿Estamos siendo generosos en dar este Agua Viva a aquellos que nos rodean?


En nuestra sociedad actual, llena de necesidades espirituales, a menudo buscamos caminos alternativos para encontrar satisfacción. Pero tenemos un pozo inagotable de Agua Viva en Jesús, y no debemos temer compartirlo. Sigamos el ejemplo de Jesús, superando prejuicios y buscando a aquellos que anhelan el agua que sacia para siempre.




4 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Velad

Yorumlar


bottom of page