• Ricardo Gallardo

Vivir en santidad

Por el hno. Ricardo Gallardo


Todos tenemos debilidades que nos apartan de la santidad. La palabra Santo, viene del hebreo Kadosh. En las iglesias evangélicas, hay una mala interpretación de la palabra “santo” se cree que por diezmar, o por ayunar , orar vivir una vida en la iglesia se es Santo.

“»¡Qué aflicción les espera, maestros de la ley religiosa y fariseos! ¡Hipócritas! Pues se cuidan de dar el diezmo sobre el más mínimo ingreso de sus jardines de hierbas, pero pasan por alto los aspectos más importantes de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Es cierto que deben diezmar, pero sin descuidar las cosas más importantes.” — ‭‭Mateo‬ ‭23:23‬‬


El Señor nos enseña a ser santos.

En todas más áreas de nuestra vida, “Jesús contestó: —“ Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente”. Este es el primer mandamiento y el más importante. Hay un segundo mandamiento que es igualmente importante: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.” — ‭‭Mateo‬ ‭22:37-39‬‬

  • Los esposos son el prójimo

“Para los maridos, eso significa: ame cada uno a su esposa tal como Cristo amó a la iglesia. Él entregó su vida por ella” — ‭‭Efesios‬ ‭5:25

  • Las esposas son el prójimo

“De la misma manera, el marido debe amar a su esposa como ama a su propio cuerpo. Pues un hombre que ama a su esposa en realidad demuestra que se ama a sí mismo.” — ‭‭Efesios‬ ‭5:28

  • Los hijos‬‬ son prójimo

“Padres, no hagan enojar a sus hijos con la forma en que los tratan. Más bien, críenlos con la disciplina e instrucción que proviene del Señor.” — ‭‭Efesios‬ ‭6:4‬‬

  • Los padres son prójimo

“»Honra a tu padre y a tu madre. Entonces tendrás una vida larga y plena en la tierra que el Señor tu Dios te da.” — ‭‭Éxodo‬ ‭20:12‬‬


Así como los hijos reclaman amor de los padres, también ellos necesitan amor y cuidado.

  • Los ancianos son el prójimo

“»Ponte de pie en la presencia de los ancianos y muestra respeto por las personas de edad. Teme a tu Dios. Yo soy el Señor.” — ‭‭Levítico‬ ‭19:32‬‬


La santidad es una práctica diaria, Jesús nos enseñó que en la sencillez es más fácil vivir


“Si pudiera hablar todos los idiomas del mundo y de los ángeles pero no amara a los demás, yo solo sería un metal ruidoso o un címbalo que resuena. Si tuviera el don de profecía y entendiera todos los planes secretos de Dios y contara con todo el conocimiento, y si tuviera una fe que me hiciera capaz de mover montañas, pero no amara a otros, yo no sería nada. Si diera todo lo que tengo a los pobres y hasta sacrificara mi cuerpo, podría jactarme de eso; pero si no amara a los demás, no habría logrado nada. El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas. No se alegra de la injusticia sino que se alegra cuando la verdad triunfa. El amor nunca se da por vencido, jamás pierde la fe, siempre tiene esperanzas y se mantiene firme en toda circunstancia. La profecía, el hablar en idiomas desconocidos, y el conocimiento especial se volverán inútiles. ¡Pero el amor durará para siempre! Ahora nuestro conocimiento es parcial e incompleto, ¡y aun el don de profecía revela solo una parte de todo el panorama! Sin embargo, cuando llegue el tiempo de la perfección, esas cosas parciales se volverán inútiles. Cuando yo era niño, hablaba, pensaba y razonaba como un niño; pero cuando crecí, dejé atrás las cosas de niño. Ahora vemos todo de manera imperfecta, como reflejos desconcertantes, pero luego veremos todo con perfecta claridad. Todo lo que ahora conozco es parcial e incompleto, pero luego conoceré todo por completo, tal como Dios ya me conoce a mí completamente. Tres cosas durarán para siempre: la fe, la esperanza y el amor; y la mayor de las tres es el amor.” — ‭‭1 Corintios‬ ‭13:1-13‬‬

18 vistas

Entradas Recientes

Ver todo