top of page

¿Para quien es la gloria?

Por el Pastor Carlos Cancino Campos



»¡Yo soy el Señor; ese es mi nombre! No le daré mi gloria a nadie más, ni compartiré mi alabanza con ídolos tallados.” Isaías 42:8 NTV


La historia del hombre está llena de reyes; pero hay un solo Rey de Gloria

“¡Ábranse, portones antiguos! Ábranse, puertas antiguas, y dejen que entre el Rey de gloria.” Salmos 24:9 NTV


En el lugar Santísimo, era el lugar más santo en la tierra; hasta que el hombre comenzó a usurpar la gloria de Dios. Debemos cuidarnos de usurpar la gloria de Dios, porque cada vez que tomamos la gloria que pertenece a Dios, hay consecuencias Solo Dios merece gloria y debe ser exaltado.


“Todo el pueblo de Judá había coronado a Uzías, hijo de Amasías, quien tenía dieciséis años de edad, para que reinara en lugar de su padre. Después de la muerte de su padre, Uzías reconstruyó la ciudad de Elat y la restituyó a Judá. Uzías tenía dieciséis años cuando subió al trono y reinó en Jerusalén cincuenta y dos años. Su madre se llamaba Jecolías y era de Jerusalén. El rey hizo lo que era agradable a los ojos del Señor, así como su padre Amasías.” 2 Crónicas 26:1-4 NTV


“También edificó estructuras sobre las murallas de Jerusalén, diseñadas por expertos para proteger a los que disparaban flechas y lanzaban grandes piedras desde las torres y las esquinas de la muralla. Su fama se extendió por todas partes porque el Señor le dio maravillosa ayuda, y llegó a ser muy poderoso.” 2 Crónicas 26:15 NTV


El Rey Uzias, hacía lo correcto, ante los ojos de Dios, ante los ojos de Dios, él hizo las cosas bien. El secreto de su éxito fue persistir a buscar a Dios. Por eso Dios lo prosperó. Buscar a Dios es hacer lo bueno, ser obediente. Sin embargo, su popularidad fue tanta, que se enamoró de ser popular, de que todos alabasen sus logros, su ingenio,etc. Esto lo llenó de orgullo y vanagloria, no fue un cambio inmediato, pero poco a poco, se volvió menos humilde, menos interesado en su pueblo y más centrado en su propia gloria. El corazón de Uzías se enalteció, para su ruina. porque se rebeló contra Jehová su Dios .


“Pero cuando llegó a ser poderoso, Uzías también se volvió orgulloso, lo cual resultó en su ruina. Pecó contra el Señor su Dios cuando entró al santuario del templo del Señor y personalmente quemó incienso sobre el altar del incienso.” 2 Crónicas 26:16 NTV.


Cuando nos enorgullecemos nos olvidamos de los límites, porque creemos que tenemos derecho a todo porque lo hemos ganado.


“Enfrentaron al rey Uzías y le dijeron: «No es a usted, Uzías, a quien corresponde quemar incienso al Señor. Eso es función exclusiva de los sacerdotes, los descendientes de Aarón, los cuales son apartados para este servicio. Salga del santuario, porque ha pecado. ¡El Señor Dios no le honrará por esto!». Uzías, que tenía en sus manos un recipiente para quemar incienso, se puso furioso; y mientras expresaba su rabia contra los sacerdotes, ante el altar del incienso en el templo del Señor, de pronto le brotó lepra en la frente. Cuando Azarías, el sumo sacerdote, y los demás sacerdotes vieron la lepra, lo sacaron del templo a toda prisa. El propio rey estaba ansioso por salir porque el Señor lo había herido. De modo que el rey Uzías tuvo lepra hasta el día de su muerte. Vivió aislado en una casa aparte, porque fue excluido del templo del Señor. Su hijo Jotam quedó encargado del palacio real y él gobernaba a los habitantes del reino.” 2 Crónicas 26:18-21 NTV.


La lepra fue la respuesta de Dios, al Rey que osó quitarle su gloria. ¡ Tengamos Cuidado!

  • Cuidado cuando las batallas más grandes se libran afuera y le estamos robando a Dios lo que le pertenece a él

Los grandes problemas aparecen cuando queremos tener más reconocimiento. Nos preocupamos más de lo que piensa el otro, de lo que piensa Dios.

  • Cuidado cuando un discípulo está preocupado de edificar su propio reino y no el reino de Dios

Esto para su propio beneficio.

  • Cuidado cuando la ayuda de Dios no se considera esencial ( la oración se vuelve mecánica, nos volvemos profesionales)


Necesitamos del Señor cada día

  • Cuidado cuando en vez de respetar la reprensión y las advertencias, las resistimos. Porque se cree que ya se alcanzo todo. La reprensión es para corregir

El discípulo sabio se rodea de discípulos piadosos y acepta la reprensión

  • Cuidado con las consecuencias del pecado que ya no producen temor. Todo pecado tiene consecuencias


Es tiempo de examinar el corazón. No nos apropiemos de la gloria de Dios. ¿En qué estoy equivocado? No los olvidemos que la gloria de Dios está por sobre todo hombre. Uzias murió, pero la gloria de Dios permanece por los siglos.


“El año en que murió el rey Uzías, vi al Señor sentado en un majestuoso trono, y el borde de su manto llenaba el templo. Lo asistían poderosos serafines, cada uno tenía seis alas. Con dos alas se cubrían el rostro, con dos se cubrían los pies y con dos volaban. Se decían unos a otros: «¡Santo, santo, santo es el Señor de los Ejércitos Celestiales! ¡Toda la tierra está llena de su gloria!». Sus voces sacudían el templo hasta los cimientos, y todo el edificio estaba lleno de humo.” Isaías 6:1-4 NTV



6 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Velad

bottom of page