top of page

Enfrentando el sufrimiento con Fe

Por el Pastor Carlos Cancino Campos



El pasaje de 2 Corintios 12:1-10 nos brinda valiosas enseñanzas sobre cómo enfrentar el dolor desde una perspectiva cristiana. El apóstol Pablo, a pesar de su destacado papel en la Iglesia y las revelaciones que había recibido de Dios, no estaba exento del sufrimiento. De hecho, nos muestra que incluso aquellos que son bendecidos por Dios pueden caer en la trampa del orgullo si no mantienen una actitud de humildad constante.


Uno de los puntos clave aquí es que el sufrimiento, representado por el «aguijón en la carne» mencionado por Pablo, puede ser un recordatorio necesario de nuestra dependencia de Dios. A menudo, cuando todo va bien en la vida, tendemos a olvidarnos de Dios y de nuestra necesidad de Él. Este aguijón nos humilla y nos mantiene en la senda de la obediencia y la sumisión a Dios.


Es importante comprender que el sufrimiento no siempre es resultado de nuestra desobediencia. Hay distintos tipos de dolor, algunos de los cuales son el resultado de nuestras propias acciones, mientras que otros son pruebas y adversidades que enfrentamos en la vida. En ambos casos, el dolor puede ser un instrumento para purificarnos y fortalecernos espiritualmente.


El pasaje nos recuerda que, en momentos de debilidad y dolor, es cuando podemos experimentar más plenamente el poder de Dios. Cuando reconocemos nuestra propia debilidad y nos entregamos completamente a Él, es entonces cuando Su poder se manifiesta de manera más evidente en nuestras vidas.


Finalmente, el dolor nos enseña a confiar en Dios incluso cuando no entendemos completamente lo que estamos viviendo. Nos recuerda que todo está bajo el control de Dios y que Él es bueno en todo momento. A pesar del sufrimiento, podemos encontrar consuelo en la verdad de que Dios tiene un propósito y un plan para cada experiencia de dolor que atravesamos.


En resumen, el pasaje de 2 Corintios 12:1-10 nos anima a enfrentar el dolor con fe y humildad, reconociendo que en nuestras debilidades y sufrimientos, encontramos la oportunidad de experimentar el poder y la gracia de Dios. El dolor puede ser un maestro valioso en nuestro viaje de fe, guiándonos hacia una confianza más profunda en el Señor.


35 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Velad

Comments


bottom of page