• Carlos Cancino Campos

Camino a Emaús

Por el Pastor Carlos Cancino C.

Josué 7:7, Lucas 24:13-17, Lucas 24:22-25

“Ese mismo día, dos de los seguidores de Jesús iban camino al pueblo de Emaús, a unos once kilómetros de Jerusalén. Al ir caminando, hablaban acerca de las cosas que habían sucedido. Mientras conversaban y hablaban, de pronto Jesús mismo se apareció y comenzó a caminar con ellos; pero Dios impidió que lo reconocieran. Él les preguntó: —¿De qué vienen discutiendo tan profundamente por el camino? Se detuvieron de golpe, con sus rostros cargados de tristeza.” — ‭‭Lucas‬ ‭24:13-17‬‬


Una persona puede querer seguir a Cristo, pero desalentarse, desanimarse. Todo bien cristiano lucha por la causa de Cristo, pero todos estamos expuestos al desaliento espiritual. Sátanas, puede romper la vida del mejor hijo De Dios, usando el desaliento. El desaliento es la herramienta más poderosa para frenar nuestra vida. No hay nada peor, que una persona que ha perdido la esperanza. El desánimo tiene su origen en satanás


“Entonces Josué clamó: —Oh Señor Soberano, ¿por qué nos hiciste cruzar el río Jordán si vas a dejar que los amorreos nos maten? ¡Si tan solo nos hubiéramos conformado con quedarnos del otro lado!” — ‭‭Josué‬ ‭7:7‬‬


Josué, Elias, Job, David son ejemplos de hombres de fe que pasaron por periodos de desánimo. El desaliento no deja ver las cosas buenas que suceden a nuestro alrededor. Puede paralizarnos y dejarnos inmóviles ante las oportunidades que el Señor nos entrega.



La Queja

El factor determinante en los ejemplos anteriores, es la queja, aparece la queja, este es el primer síntoma del desaliento. Nos desalentamos y comenzamos a quejarnos: los israelitas en el desierto , se desalentaron y comenzaron a quejarse contra Dios y contra Moisés. El desaliento es contagioso, podemos contaminar a quienes tenemos al lado. Cuando ocurre esto, olvidamos la voluntad De Dios La gente se acostumbró a quejarse, el mundo no tiene la otra parte de la historia, ellos solo ven la parte natural.

En cambio quienes conocemos a Dios, conocemos el poder sobrenatural. No podemos ir por la vida pensando de forma natural, porque sabemos que Dios:

  • Sana

  • Nos provee

  • Libera

  • Alimenta

  • Viste

Por eso a veces nos desalentamos porque sólo vemos de forma natural y nos olvidamos del poder De Dios. Muchas veces vemos en la vida, solo lo que nos intimida; pero si podemos ver el cuadro completo, veremos que lo que Dios tiene es mucho más, que él tiene el control de nuestras vidas y cuida de nosotros.


Lo natural es que todo hombre muera y vaya a la tumba. Lo sobrenatural es que un hombre resucite y vaya al cielo. Esta es la realidad sobrenatural y no debemos dejarla de lado. Debemos cuidar lo que hablamos , para no contaminarnos y contaminar a quienes están a nuestro alrededor. Muchas veces al igual que los discípulos, proclamamos lo que no debemos: la queja, la enfermedad. Debemos proclamar la sanidad y Salud que está en Cristo, si no lo estaos viendo es porque estamos centrados en la enfermedad. Proclamamos la derrota y no la victoria que está en Cristo.


Nosotros creamos en mundo que nos rodea con nuestras palabras. Debemos hablar no cualquier palabra, sino la palabra De Dios.



Lo que hablas

¿ Qué hablas con tu hermano, mientras vas por el camino?. Lo que hablamos entre nosotros puede alentarnos o desalentarnos. Ante cualquier circunstancias debemos hablar con palabra De Dios. Uno puede crear el cielo o el infierno con lo que hablamos. Debemos elegir la vida y no la muerte. Estamos personas estaban desalentadas y veían. Solo las circunstancias que los rodeaban, por eso Jesus les reprocha su actuar.

“»No obstante, algunas mujeres de nuestro grupo de seguidores fueron a su tumba esta mañana temprano y regresaron con noticias increíbles. Dijeron que el cuerpo había desaparecido y que habían visto a ángeles, quienes les dijeron ¡que Jesús está vivo! Algunos de nuestros hombres corrieron para averiguarlo, y efectivamente el cuerpo no estaba, tal como las mujeres habían dicho. Entonces Jesús les dijo: —¡Qué necios son! Les cuesta tanto creer todo lo que los profetas escribieron en las Escrituras.” — ‭‭Lucas‬ ‭24:22-25‬‬


El corazón de un hombre desalentado es un corazón cerrado. Cuando nos desanimamos falta palabra de a Dios.



La solución

La palabra De Dios levanta al desanimado, cambia la realidad nuestra. Es es palabra la que ha cambiado nuestra vida. Es la palabra De Dios la que cambia el mundo. No dejemos que el desánimo tome un lugar en nuestras vidas. Debemos proclamar la verdad de la palabra De Dios, a pesar de toda circunstancia

18 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo