• ccdreinodedios

Algo Cambió



Por el Pastor Carlos Cancino Campos

Pastor Comunidad Cristiana Reino de Dios. Osorno-Chile


“Ve a tu casa, pueblo mío,¡y pon cerrojo a tus puertas! Escóndete por un breve tiempo,hasta que haya pasado el enojo del Señor. ¡Miren! El Señor viene del cielo para castigar a la gente de la tierra por sus pecados.” Isaías 26:20-21

Si bien es cierto este pasaje del antiguo testamento del profeta Isaías es una profecía exclusiva para la nación de Israel en el tiempo de la Gran Tribulación, cuando el remanente de Israel sea perseguido por el Anticristo para ser aniquilado y no tiene ninguna relación con la Iglesia, aún así debemos meditar bien en nuestros caminos, como dice el profeta Hageo en su profecía, con respecto al tiempo actual que nos toca vivir.

El 30 de diciembre de 2019, China reporta los primeros casos de Coronavirus (Covid-19) en la ciudad de Wuhan, al día 31 de marzo 2020 en China hay 82.294 infectados y 3.310 fallecidos.

Por su parte Italia al día de hoy reporta 105.792 infectados y 12.428 fallecidos. En el caso Español informa al día de hoy 95.923 infectados y 8.464 fallecidos.

El caso de EEUU es preocupante ya que rápidamente está liderando los contagios por Covid-19, al día de hoy se informan 189.510 infectados con 4.076 fallecidos.

Al 31 de Marzo de 2020 el mundo reporta 859.556 personas infectadas y 42.332 fallecidos.

En nuestro país hay 2.738 infectados y 12 fallecidos, todo este cuadro es aterrador tomando en cuenta la alta contagiosidad de este virus, en comparación a otros virus que podrían ser más letales pero menos contagiosos, si a esto le agregamos las redes sociales, la cobertura de los medios de comunicación y la gran información disponible en internet, se ha creado un ambiente propicio para que el temor y la inseguridad que se apodera de la mayoría de las personas.

¿Cómo se ha afectado nuestra realidad presente?

Esta situación ha sido un golpe muy fuerte a las relaciones de las personas, el estar encerrados sin poder acercarnos, en muchos casos sin escuchar la voz de los demás, y si esto lo llevamos a la vida de la Iglesia se amplifica su efecto. Más aún en nuestra comunidad cristiana que por convicción y enseñanza hemos aprendido a ser más cercanos y a vivir como familia literalmente, a tener las cosas en común, a no sólo tener una relación de templo, sino hacer realidad la palabra “hermano” entre nosotros, haciendo realidad el deseo del Señor de “amarnos los unos a los otros, como él nos ha amado”.

Con el sólo hecho de no poder reunirnos para celebrar nuestros cultos al Señor, las oraciones, las reuniones diversas que tenemos, hace de este tiempo un tiempo que jamás vamos a olvidar. Como nunca antes se extraña a los hermanos, me da la impresión de estar en una persecución del fin de los tiempos, como que estuviéramos haciendo un mega ensayo para el tiempo final. Todos escondidos, guardando comida, preocupados de cómo hacerlo cuandodisminuya nuestra despensa, asustándonos si alguien estornuda, atentos a la información de cuantos contagiados y fallecidos se reportan, etc.

Ahora no sólo se ha afectado nuestras relaciones interpersonales y la libertad de movilizarnos, sino también la realidad económica, hoy como nunca en los últimos 100 años se vislumbra sobre todo el mundo una gran recesión económica, pareciera que el hombre está perdiendo el control de todo aquello en lo cual se jactaba de controlar sin mayores sobresaltos.

Pero es en esta realidad presente que nuestro Señor permite que vivamos, en donde nos toca hacer la practica de toda la teoría escuchada, pasar del plano a la obra, pasar del decir al hacer, es el mejor tiempo para confiar sin dudar en aquel que siempre ha tenido el control de todo y que jamás lo ha perdido, ni lo perderá, es nuestro Dios, padre de todos los que creen en Jesucristo como Señor de sus vidas, su amado hijo.

¿Cómo se afectará nuestra realidad futura?

Muchos han opinado que tal vez esta sea la peor crisis mundial en el último siglo, puede ser que tengan razón, como sea, al menos a la generación de nuestros padres no le tocó vivir una experiencia como esta y por lo tanto esta crisis sanitaria pasa a ocupar un importante lugar dentro de las catástrofes mundiales.

Puede ser que ya nada sea igual, y que esto no sólo afecte a nuestro presente sino que también nuestra realidad futura, sólo espero que si fuera así, todo cambio que se produzca ojalá nos encamine definitivamente hacia el corazón de nuestro Señor y que toda lección recibida no la olvidemos, sino por el contrario, la aprendamos para recordarla siempre.

Posiblemente muchas cosas cambiarán, pero yo creo que Dios eternamente y para siempre tiene el control de absolutamente todo lo que ocurrió, de todo lo que ocurre y de todo lo que ocurrirá, en base a eso pienso que nuestro Señor siempre nos habla y hoy sin haber escuchado su voz audible nos está hablando con esta crisis mundial, y le está hablando especialmente a la Iglesia. No podemos salir de esta situación sin que cada uno salga con un encargo del Señor en su corazón, la Iglesia no puede salir de esta situación sin recibir una dirección clara para retomar el camino del Señor.

Pensemos en esto, sabias que en los últimos tres meses más de 3.000.000 de personas murieron de hambre en el mundo, y nos importó?. Sabías que en los últimos tres meses murieron 1.500.000 de niños producto de abortos, y nos importó?.

No, no nos importó y porque?, la razón es simple, todo esto no nos afectó, por lo tanto no nos importó. Cuando alguna situación no nos afecta directamente no es de nuestro interés. Hoy el Covid-19 nos está afectando directamente, nos hizo perder el control de nuestra vida, somos impotentes frente a este virus microscópico, es más, hasta las potencias no saben que hacer y están confundidas.

Dios está hablando y me ha hecho pensar en este tiempo en lo siguiente, entre todo lo que tiene que cambiar de aquí en adelante, que es lo que tenemos que entender en el hablar del Señor Jesús, “QUEDA POCO TIEMPO” desde pequeño he venido escuchando a todo predicador, que estamos en los últimos tiempos y que Jesucristo viene pronto, eso no ha ocurrido aún. Mis padres también escucharon desde su niñez que Cristo venía y eso no ocurrió, esto me hace recordar que en el tiempo apostólico también se predicaba de la pronta venida de Jesucristo y muchos dudaban de ese mensaje, es por eso que el apóstol Pedro en su segunda carta dice “…que algunos la tienen por tardanza…” el tenerla por tardanza nos hace dudar, acomodarnos, perder el blanco, pero “QUEDA POCO TIEMPO” porque yo al menos no había visto hasta ahora una señal tan clara de que todos pierdan el control, potencias mundiales, científicos, infectólogos, virólogos, OMS.

No estoy diciendo que llegamos a los últimos tiempos hablando escatológicamente, lo que estoy tratando de decir es que estamos entrando a un tiempo clave en el reloj de Dios en donde todo paulatinamente comenzará a decantar para dar paso al glorioso regreso de nuestro Señor Jesucristo.

Por lo tanto “QUEDA POCO TIEMPO” para que la Iglesia se vuelva a enfocar en Jesucristo su Señor y Cabeza, necesitamos mirar a los que se pierden sin conocer la redención que Jesucristo entrega a todos los que le reconocen como Señor de sus vidas. Cuantos han muerto y morirán por esta pandemia sin conocer al maravilloso Señor Jesucristo.


La Iglesia debe volver al Libro, a la santa palabra, cuanta desviación en las últimas décadas, muchos comenzaron bien y han terminado haciendo concesiones con un mundo dominado por Satanás, el Señor tenga misericordia de todos nosotros. Dios nos ha mostrado su reloj, no podemos seguir iguales que antes de esta pandemia, muestro futuro debe ser afectado por Dios.


¿Dónde está Dios en todo lo que ocurre?

No podía faltar esta pregunta, ¿y dónde está Dios en esto?, pues creo que Dios está en control de toda esta situación. Algunos teólogos dicen que no podemos relacionar esto como una señal de los últimos tiempos, puede que tengan razón, pero aún así Dios está permitiendo esto. Otros dicen que realmente es una señal que pronto estaremos en la Tribulación que habla Mateo 24, como sea, Dios está interesado en decirnos algo.

Es interesante el análisis que se hace del pasaje de Mateo 24:32-34

“De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.

Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas

De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.”

Algunos entendidos en el tema dicen que este pasaje es una de las pocas pistas que entrega Jesús sobre cuando será su venida. Estoy de acuerdo en que no es aconsejable entrar en el tema de las fechas cuando de trata del tiempo de Dios, creo lo dicho por Jesús a sus discípulos “el día y la hora nadie sabe” pero no es ese mi ánimo, solo quiero decir que es interesante pensar por un momento en esto, que Jesús dijo el día y la hora, pero no está diciendo que no nos daríamos cuenta de las señales del tiempo antes de su venida.

1.- La Higuera, siempre representa a Israel en el nuevo testamento, cuando su rama está tierna y brotan las hojas de la higuera. El 14 de mayo de 1948 se reconoció a Israel como estado independiente por parte de la ONU, la higuera tiene ramas tiernas y brotan sus hojas.

2.- Cuando se vea esto dijo Jesús tenemos que conocer que él está cerca, a las puertas. Esto porque la pregunta original de sus discípulos fue:

Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? Mateo 24:3

Se da cuenta que Jesús no da día y menos hora de su venida, pero sí indica el tiempo que antecederá a su gloriosa venida.

3.- Según el salmo 90:10 dice:

“Los días de nuestra edad son setenta años;

Y si en los más robustos son ochenta años,”

Este pasaje nos podría dar luz sobre cuanto dura una generación bíblica, entre 70 – 80 años. “De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca” Mateo 24:34

4.- Haciendo una especulación, si en 1948 la higuera (Israel) puso tierna sus ramas y sus hojas brotaron y una generación es de, supongamos 80 años entonces Jesucristo podría regresar en su Segunda Venida en el año 2028, pero si creemos en la Tribulación que durará 7 años, quiere decir que esta debiera comenzar entre el 2021 y 2022.

Quiero que se entienda que no estoy asegurando que Jesucristo regresará en el año 2028 (Ojalá fuera así, debemos amar su venida). Lo que quiero decir que este análisis debe hacernos pensar que Dios está en control de los tiempos, tomemos esta crisis como un llamado del Señor al arrepentimiento, no sólo para los que no creen sino también para todos los que invocan su nombre y para todos los que usan su nombre.

Las sociedad, sólo en nuestro país, está buscando alejarse cada vez más de las normas divinas, se esfuerzan en aprobar leyes que atentan violentamente contra lo establecido por Dios: Divorcio, aborto, matrimonio entre personas del mismo sexo, legalización del uso de drogas, identidad de género, etc.

Por su parte la Iglesia se ha extraviado, predicando un evangelio diferente, más popular, más condescendiente, lleno de ofertas y de concesiones con un sistema anti-Dios. Muchos ministros predicando mensajes que gusta al corazón de los hombres, sin arrepentimiento, sin cruz, sin sacrificios, sin infierno, con mucha prosperidad y peticiones de dinero, buscando tener más gente que el ministro de al lado para ser reconocido por todos, mientras los perdidos escuchan mensajes torcidos que los llevarán al error y si no encuentran la verdad en Cristo, irán al infierno.

Aparentes discípulos que son capaces de justificar sus propios pecados y el de sus hijos y seguir como si todo estuviera bien, alejados de la sana doctrina, de la palabra de verdad.

¿Dónde está Dios en todo esto?, está dándonos la oportunidad de detener nuestro mal andar, deshacer lo andado y volvernos del camino para regresar a él. Dios es bueno y misericordioso, recibamos esta advertencia divina como una trompeta que nos alerta para correr hacia el Señor.

Algo Cambió

Finalmente, puede ser que nada haya cambiado en nosotros todavía, o tal vez algo cambió y no nos hemos percatado, pero de algo estoy completamente seguro que en el ámbito de Dios ALGO CAMBIÓ.

Comenzando por esta clara señal por medio de esta crisis sanitaria que Dios nos muestra, para llamar nuestra atención, todo el mundo fue puesto de cabeza.

Cuando Jesús sanó al paralitico en el estanque en Betesda, los judíos lo criticaron por sanar en el día de reposo, y Jesús les dijo “Mi padre hasta ahora trabaja”, si es verdad Dios siempre está haciendo algo, pero ALGO CAMBIÓ en ese trabajar de Dios con respecto a nuestro mundo, su plan debe continuar, la atención ha sido puesta en el retorno de su hijo a la tierra, creamos esto con todo nuestro corazón, los que amamos su venida.

En todo caso pensándolo bien puede ser que algo también esté cambiando entre los hombres, los testimonios que se escuchan a través del mundo por medio de las redes sociales en el epicentro mismo de esta pandemia, en Italia por ejemplo un médico decía que no saben que hacer con la cantidad de enfermos graves y muertos en los hospitales, me siento impotente ante la situación a tal punto que he vuelto a orar ante Dios para pedir su ayuda, los médicos decía él, hemos sido formados para no creer en Dios, él no tiene cabida en nuestro trabajo, por años me burle de mis padres cuando asistían a la Iglesia, pero hoy he vuelto a Dios pues sólo él puede sacarnos de este desastre. Amén, ALGO CAMBIÓ, Dios se presenta hoy como la única respuesta para un mundo extraviado y una Iglesia adultera.

Jesucristo es el Señor, MARANATHA!!! Jesucristo viene pronto, y podría ser hoy!!! Aleluya.

“El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.” Apocalipsis 22:20


322 vistas

COMUNIDAD CRISTIANA 

DEL REINO DE DIOS

 

| Comunidad Cristiana del Reino de Dios, Pasaje  - Osorno   |  ccdreinodeDios@gmail.com  | 

Reunión General: Domingos 10 am - 13 pm

©2019 by IGLESIA CCDREINODEDIOS

  • Flickr - círculo blanco
  • White Twitter Icon
  • Blanco Icono SoundCloud